La Masacre del Crystal Plaza EP. 4

En caso de no haberlo leído recomendamos la lectura del EP. 3

“Lo ocurrido es una verdadera tragedia. Se están tomando las medidas necesarias en coordinación con un grupo especial de investigación policial para dar con el paradero del responsable”: afirmaba el director de relaciones públicas del centro comercial Crystal Plaza refiriéndose a lo ocurrido en el día anterior en el que 9 personas, incluyendo 4 de una misma familia, habrían fallecido horriblemente dentro de sus instalaciones.

Cada fin de mes, como era ya tradición, la familia Murana destinaba un día a la recreación y al esparcimiento, preferentemente en lugares que ofrecieran experiencias nuevas para compartir en grupo.

El turno de este mes fue para la exposición gastronómica inmersiva del Crystal Plaza, las reseñas eran maravillosas y la experiencia parecía inolvidable (lo sería para uno de ellos).

Todo preparado, los padres motivados y sus tres hijos listos en el auto; la pequeña Julie, Marcus y el mayor Reggie. Todos en camino con la ilusión de tener un día especial.

Todo es hermoso al llegar, la temática invita a la creatividad y todo está dispuesto para que los niños jueguen y disfruten, los padres de igual manera se dejan llevar por la diversidad de aromas y sabores, el día es perfecto.

Reggie es un adolescente difícil de complacer, la efusividad no es su fuerte y prefiere alejarse un poco de su familia y refugiarse en su teléfono como la mayoría de los chicos y chicas de su edad.

Le alegra ver a su familia feliz pero no está muy interesado en ser parte del bullicio del momento, desde la parte externa del sitio preparado para la muestra gastronómica les indica a sus padres que tiene un asunto importante al teléfono y debe atender, quizás alejarse un poco será mejor.

Dispositivo en línea, earpods conectados y volumen al máximo serán la combinación perfecta para que Reggie no se percate a tiempo de lo que pasará a unos metros de donde se encuentra sentado.

La familia se divierte en su día, les causa gracia especial el ajuar proporcionado a los niños en el evento: El mandil es precioso, blanco con mangas tres cuartos coronadas en negro, doble hilera de botones grandes dorados y cuello corto y recto, ese icónico gorro alto plegado de chef y dos toques de harina blanca en las mejillas llenan de sonrisas y te quieros la ocasión.

El evento es un éxito y el sitio está a reventar, es difícil diferenciar las voces entre el ruido de la multitud, quizás por eso los Murana no tuvieron tiempo suficiente para reaccionar a la tragedia que iba en su búsqueda.

Las cámaras de seguridad del Crystal Plaza tienen el registro detallado de lo ocurrido. 

5:54 pm: A la entrada B1 del centro comercial llega lentamente el sujeto, cubierto con harapos desechos a los que no se les distingue el color, la piel parece quemada por el sol y está descalzo, ha subido por la rampa para discapacitados y sin mediar palabras se abalanza con extrema violencia sobre el guarda de seguridad, lo tumba al suelo y estrella su cabeza con tal fuerza contra la baldosa que el cráneo ha cedido a la presión y parte del cerebro queda esparcido alrededor del cuerpo inmóvil.

Una gran cantidad de personas presencian la aterradora escena e inmediatamente huyen en dirección a las salidas B2 y A2 que se encuentran a aproximadamente 15 metros de distancia, los guardas de las otras puertas no pueden contener a la gente que huye. No se han activado aún las alarmas.

5:56 pm; El atacante ha llegado a la parte interna del centro comercial donde se lleva a cabo la exposición gastronómica y en donde aún no se enteran de lo sucedido, su presencia es inmediatamente advertida por el organizador del evento quien se acerca a exigirle que se retire, parecen forcejear unos segundos hasta que ambos caen al suelo y se ve al intruso destrozar el cuello de quien se convierte en la segunda víctima.

Mientras se pone en pie, los asistentes al evento están intentando huir de la sala, solo hay dos salidas y por una de ellas va entrando el perpetrador, la familia Murana está en la peor situación posible, han quedado arrinconados a merced del destino, y observan como una pareja de ancianos luchan en vano por sobrevivir, ambos sucumben rápidamente ante la contundencia del agresor.

5:57 pm; Las alarmas suenan en todo el centro comercial, se ve al hijo mayor de la familia, Reggie, levantarse alterado y tratar de acercarse al lugar donde se encuentran sus seres queridos, su madre desde la distancia lo detiene con un gesto. El atacante se dirige decidido hacia la pequeña Julie e inmediatamente el padre se interpone en su camino, la lucha es muy desequilibrada. Sometido en el suelo, boca abajo y con una herida abierta en la que, cúbito y radio han rasgado la piel del brazo derecho, el Sr Murana ha sido decapitado, suerte similar le sobreviene segundos después a la madre.

5:59 pm; los pequeños niños están inmóviles frente a su verdugo, sin resistencia alguna, Marcus y Julie mueren desmembrados mientras los guardias del centro comercial desenfundan sus armas desde las entradas a la sala de eventos.

6:00 pm: 15 disparos se produjeron antes de la huida del atacante, quien sin vacilación fue directo hacia los guardas que le disparaban, produjo fractura craneal a una de ellos y asesinó a otro empalándolo contra los vidrios del almacén que estaba tras de él. 

6:01 pm: puerta B2, el individuo abandona el lugar rumbo al puente intercambiador de oriente, la luna llena, en la distancia, corona sobre su cabeza en el último fotograma.

(Del autor) Al día siguiente del ataque: el análisis forense del sitio donde fallece la familia Murana arroja como resultado un dato insólito; de los 15 cartuchos disparados, al menos 4 han impactado directamente en el agresor.

Tomado de Relatos cortos de Zombies que sueñan.    J. Andrés Merchán 2023

CONTINUARA EP. 5 (miércoles 10 de enero 2024)
AUTOR: J. ANDRES MERCHÁN (COLOMBIA)
© DERECHOS RESERVADOS AUTOR (A)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario