La Mujer del Espejo

Los días de ese abril frío recorrí los barrios de la ciudad con la ilusión de volver a ver su triste rostro en mi jardín. Mi búsqueda fue en vano, el humo de los carros, el grito de los vendedores y los claveles, borraron todos sus pasos. Ese silencio no era como los de meses atrás. Era más cruel, aniquilador. Nadie la conocía y aunque sus fotografías hubiesen pasado por aquí, su pálido rostro y tristes ojos pasarían desapercibidos. 

Nunca se escuchó nada sobre ella.  ¿Dónde estará? ¿Por qué me abandono? Siempre estuve buscándola. Las pocas ganas que me quedaron las use para encontrarla. Los únicos pasos que se oían en ese hallazgo fueron los de mi perro Orión y los míos, que ese octubre no salí a buscarla. Últimamente me desesperaba. Y trate de dormir con los tranquilizantes de mi amada y fue posible; el sueño cerro mis ojos. En mi sueño caminamos por nuestra embrujadora casa. Las verdes mariposas se contaban con las sirenas la felicidad que había entre mi sol y yo, que jugamos con el dulce de las abejas que visitaban nuestro balcón de amor. Los labios de mi mujer eran las fresas que Cupido se había robado de Venus y Marte en días de primavera. Sus cabellos negros, ojos celestes y dulce voz, encendieron mi corazón. Mi corazón que estaba muerto en vida, que latía por las instrucciones de mi cuerpo.

Los duendes arrullaban nuestro encuentro entre canarios y margaritas enamorados de nuestro amor. Amor que llenaba de estrellas, luceros y lunas rojas, nuestros besos insaciables.  Las lunas le contaron a Saturno que las doce musas de Júpiter sabían que nunca podría amar a una doncella que no fuera mi esposa. Le suplique Atena que mi mujer se quedara para siempre conmigo, y los anillos de la fantasía hicieron que las caricias de mi doncella volvieran a hacer que todo tuviera sentido, que las violetas florecieran y Orión sonriera, nuestra vida regreso. Además, vi que los príncipes seleccionan los corazones enamorados como los nuestros en noches de luceros que se roban rayos de sol. Esos rayos que encendieron nuestra cama con orquídeas celestiales que danzaban al compás de los pegasos que contarían al mundo nuestro amor.  Me confirmo lo visto con su desmedido amor. Afirmo que todo sería mejor que antes su afirmación me causo felicidad; pero después una tristeza desmedida. Hice muchas preguntas, pero luego lo olvidé para estar en los brazos de mi señora que me enterneció como nunca.  Me partió el alma verla llorar. Era como una niña perdida, que sólo se le ocurre llorar cuando a perdido su juguete más preciado. ¿Tendría qué irse?  Orión y yo, solos otra vez. Al principio no quería decirme que tendría que partir de nuevo, que mi vida continuaría sin ella.

Pero lo intuí por sus lagrimas y sus palabras de adiós. El mundo del hielo era su camino. Según ella, no sólo habíamos perdido a nuestra bebé sino su vida también. Recordarlo derrumbo mi corazón.

– Tienes que seguir – me dijo – pues en tus pasos siempre estaré. No quería hacerlo. Le recordé lo mucho que la amaba, y el desastre que era mi vida sin ella.

Me abrazo tan fuerte como las rocas y me dijo; – también te amo y mi vida es un tempano de hielo sin ti. Prometo hablarte siempre en tus sueños. Soy la mujer de tu espejo, que se refleja en tus recuerdos. – Beso mis labios y desperté.

Desperté. No sé cuánto tiempo dormí, ni cuando se fue mi mujer.  El espejo de nuestra habitación, reflejo que la mujer del espejo fue y sería el sol de mi triste vida, que florece en noches de cantos de ninfas que se escapan del arcoíris de Morfeo.

AUTORA: YESSIKA MARÍA RENGIFO CASTILLO (COLOMBIA)
© DERECHOS RESERVADOS AUTOR (A)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario