Ladrón en Belén

El señor Eladio, anfitrión de aquélla Novena de Navidad, descubrió que se le habían robado el Niño del pesebre. Lo ocultaron en uno de los orificios de los ladrillos de la terraza donde estaban construyendo un piso nuevo. Yo lo había escondido en esa abertura porque después de la Novena quería adornar mi repisa con él. Los asnos, las ovejas, los chamizos, y especialmente la imagen del Niño, han sido mi afán en la noche de Belén. El dueño de la figura, un rezandero empedernido, me atribuyó tal hurto tildándome…

Leer más

Duermevela

A la recepcionista del hotel le molesta mi presencia, es evidente. Por tercera vez me pregunta con tono desafiante si necesito algo. Por tercera vez le respondo, eso sí, con una sonrisa que no me cuesta fingir, que estoy bien y espero cese la llovizna para salir a fumar. “No se preocupe,” dice, “cerca de la piscina puede hacerlo, hay una zona cubierta habilitada para tal fin. Vaya para allá, señor…” A diferencia mía, aparentar simpatía le cuesta mucho. Son las dos de la mañana, su café se enfría y…

Leer más