El Idiota De La Camándula

La tradición aquí en mi tierra, una montaña agreste  y “camandulera”, había dispuesto otrora que el rosario católico se rezaba a la oracioncita, es decir, cuando la tarde se derrumbaba. En Semana Santa nunca lo hacían para dedicarse a desfilar en las procesiones y para batir palmas. En la convulsión de mi barrio, aunque la costumbre no se perdió, nunca se cumplió con la usanza de hacerlo a la oracioncita. No fue fácil juntar una familia tan numerosa cuando de recitar avemarías se trataba. Las mujeres se turnaban para presidir…

Leer más

Tatuajes En El Hueco

Hay hábitos tan deprimentes que por lo ridículos deberían ser inconfesables. Contraviniendo mi propio derecho de la intimidad, confieso la risible costumbre de no poder resistirme a contar las llantas de los tracto camiones cada que los veo en una carretera o avenida, aunque sepa de estricta memoria que tienen 22 ruedas. Y las cuento de dos en dos, empezando por las de adelante. En cambio, los tatuajes de mi amiga Victoria Margarita, que solo son como 15, me aburrí de contarlos. Por fortuna, nunca me mostró los que tiene…

Leer más

La Mueluda

La serenidad de su voz conserva ese tonillo característico de fino matiz de la cultura afrocolombiana del pacifico a pesar de tantos años habitando en la capital del agite. La exquisitez brillante del color de su piel es perfeccionada por un coqueto e irresistible hilillo en su barbilla. Prepara platos típicos de su tierra y sus más preciados ingredientes son la flexibilidad de sus manos y el rayado verdor de la biodiversidad de su pueblo. Extraña esa hermosa chispa de la naturaleza que es el departamento del Chocó donde nació.…

Leer más

La Montaña – Parte 1

A las cuatro de la tarde de ese cuatro de septiembre logre llegar al Filo, punto de partida hacia La Montaña. Así se le llama a una vasta región en la que se agrupan varias veredas de Argelia (Cauca). Allí dormí esa noche para emprender al otro día muy temprano el camino de tres días para llegar a mi destino; es allí también donde me encontré con varias cosas que dan cuenta de las muchas realidades que se viven en Colombia y sobre todo de la clase campesina y de…

Leer más

Ladrón en Belén

El señor Eladio, anfitrión de aquélla Novena de Navidad, descubrió que se le habían robado el Niño del pesebre. Lo ocultaron en uno de los orificios de los ladrillos de la terraza donde estaban construyendo un piso nuevo. Yo lo había escondido en esa abertura porque después de la Novena quería adornar mi repisa con él. Los asnos, las ovejas, los chamizos, y especialmente la imagen del Niño, han sido mi afán en la noche de Belén. El dueño de la figura, un rezandero empedernido, me atribuyó tal hurto tildándome…

Leer más

El Librero Está Triste

Bogotá es una ciudad de contrastes, mezcla de gran urbe con provincianismo, de avenidas enormes y calles empedradas, del abuelo jubilado y el joven rebelde y afanado; de ruido, caos, desorden, estrés y malhumor; de espacios verdes, lúdicos y añorados. En fin es mi ciudad, una metrópoli que avanza con el tiempo y que como muchas capitales del mundo ha relegado su tesoro cultural de siempre, para dar paso a la tecnología y al rápido transcurrir de nuestras vidas. Camino despacio, sin el afán de antes, sin la premura de…

Leer más

Galopes en Navidad

Un palo de escoba largo y delgado con una cabuya como rienda, era en el que cabalgaba. Era el jinete más feliz del mundo acariciándole el espinazo a un palo, y mimando y montando mi potrillo de mentiras. Cargaba el madero con cualquier fantasía. Así era como orquestaba la Navidad y los amores de mocosuelo. Mi primer galope por las callecitas emboñigadas del pueblo fue en los “caballitos de palo de madera”, como les decíamos cuando niños. Al tiempo que tomaba las riendas, recordaba el momento cuando a la media…

Leer más

¿Todo tiempo pasado fue mejor?

Veía jugar a los niños que entreno cada fin de semana y por un momento mi mirada quedo fija en lo que alguna vez en mis épocas de estudiante fue la puerta que atravesaba para salir al popular ¨recreo” o “descanso” como se le decía coloquialmente o se le dirá aún, no lo sé, a esa franja de tiempo en la cual dejábamos atrás por un momento las materias que ese día nos tocaba estudiar. Viaje en el tiempo un poco más de treinta años atrás y a mi alrededor…

Leer más